Reportaje

marzo 20, 2008

Adiós a las víctimas invisibles

Han tenido que pasar treinta años, desde que se habló por primera vez de “mujeres golpeadas”, para que el problema de la violencia hacia las mujeres sea un tema de denuncia pública desde diferentes contextos.

 

Aunque cada vez son más las mujeres que denuncian, sólo se conocen entre el 10 y 15% de los casos. En torno a los dos millones y medio de mujeres españolas son “víctimas invisibles”, que padecen su dolor en soledad.

El miedo, la dependencia o el desconocimiento de a donde acudir son los principales motivos que las frenan en su intento de poner fin a su infierno personal. Pero en realidad no están solas, y cada vez existen más organismos a su disposición.

 

En Valladolid, provincia que encabeza las denuncias por malos tratos de la comunidad, existe una Red de Asistencia a víctimas de violencia doméstica, formada por distintas asociaciones y programas de atención a la mujer.

 

ADAVASYMT

El organismo oficial es ADAVASYMT, Asociación de Asistencia a víctimas de agresiones sexuales y malos tratos, que se ocupa enteramente de este problema. Se trata de una asociación no gubernamental que se funda en 1994, a raíz de los asesinatos de Olga Sangrador y Leticia Lebrato en el 92. Inicialmente era una asociación de asistencia a víctimas de agresiones sexuales, pero en el 98 asume la violencia doméstica.

 

“Nacemos porque por aquel entonces no había ningún sitio, no había abogados de oficio para las víctimas, no había ningún tipo de recurso ni lugar alguno donde una mujer que hubiera sufrido agresión sexual o posteriormente maltrato pudiera acudir” afirma Rocío Mielgo, presidenta de la asociación.

 

portal de la sedePor la sede (situada en la calle Angustias número 9, 3ºA ) pasan al año unas 300 personas de las que luego, en expedientes, surgen unos 200. Una vez allí la mujer se va a encontrar con ayuda de todo tipo. “Nosotras intentamos dar una asistencia integral a la víctima, la ponemos a su disposición una asistente social, una abogada y una psicóloga”, señala Rocío.

 

Entre sus actividades están las de acompañar a la víctima a poner la denuncia, informarla adecuadamente de las ayudas económicas que puede recibir, la búsqueda de casas de acogida y centros de emergencia, etc.

 

Todo es posible gracias a la labor de la multitud de personas que componen esta ONG. “No sabría decirte cuantos formamos parte de la asociación. Somos unos cuantos socios. Ahora contamos con un equipo de 12 abogadas, unas cuantas psicólogas, asistentes sociales, etc. Al ser una ONG la gente colabora y el número de socios va cambiando” comenta su presidenta.

 

Además de dar asistencia a mujeres, la ayuda es extensible a otros. Cuando una mujer es maltratada hay que ver la situación de los hijos y valorar si necesitan asistencia. También trabajan con la familia, que muchas veces necesita ayuda psicológica.

Rocio Mielgo junto a una medica voluntaria

Después de ayudar a una mujer maltratada a superar el problema, la asociación mantiene el contacto con ella. Según la presidenta es importante hacerlas sentir que siguen contando con su ayuda. “No terminas de perder contacto con ellas, y las llamamos, y las recordamos que estamos aquí, y también cuando han denunciado, seguimos llamándolas para ver como le van las cosas, si necesitan algo más, si les ha ocurrido algo nuevo, etc”

 

Para Rocío Mielgo es importante además que exista una labor de concienciación. “En la medida de nuestras posibilidades impartimos charlas, cursos, y tratamos de aparecer en los medios de comunicación”.

 

Existen otros centros de día no oficiales pero no por ello menos importantes. Así la Asociación de Mujeres La Rondilla (situada en la calle Marqués de Santillana número 2) presenta desde el 2004 un programa de ayuda a mujeres víctimas de violencia.asociacion la rondilla

 

Elena de la Fuente Estébanez, una de las mediadoras sociales que colabora allí, explica que este programa lo desarrollan de forma directa o indirecta unas 8 personas, implicadas en la problemática que supone este fenómeno.

 

Además de derivar a las víctimas a otros organismos como ADAVASYMT o ponerlas en contacto con el CEAS, desde la asociación Rondilla se llevan a cabo labores tan importantes como acompañar a la mujer al médico de atención primaria, al colegio de sus hijos, a la abogada, al forense… ofrecen un amplio abanico de posibilidades.

 

“Desde aquí las orientamos, las explicamos las ayudas que pueden tener, las acompañamos a donde necesiten, y sobre todo las escuchamos”. Esto último es muy importante para Elena quien afirma que “hay personas que no saben cómo resolver su conflicto, solamente saben que ya no pueden aguantar más. Y entonces vienen y descargan, y lo hacen con confianza”.

servicios de asistencia

Su labor es fundamental. “Directamente a la policía va poca gente, por lo menos de los casos que nosotras tratamos, porque les impone, hay muchas personas que no tienen papeles y piensan que si denuncian les va a pasar algo, y entonces no van, prefieren venir aquí que es un lugar más cercano. Hay días que la gente está aquí esperando, por desgracia”. Gente incluso de otros barrios, que de diversas maneras se enteran de la ubicación del centro. “Cada vez acuden más personas de otros barrios, y nosotras encantadas de poder ayudarlas”.

 

La subvención que la Asociación de la Rondilla recibe de la Junta de Castilla y León va dirigida al servicio de atención, asesoramiento y promoción de la mujer, así como a mantener la sede como centro de día y para poder desarrollar las distintas actividades que en ella se imparten.

 

Por último destaca la Asociación para la Participación de la Mujer Rosa Chacel, que proporciona información, atención jurídica y psicológica y orientación laboral a mujeres.

 

Asimismo la Red de asistencia a la mujer en Valladolid cuenta con dos centros de acogida y un centro de emergencia (Cruz Roja), un teléfono de información gratuito (900 33 38 88), apoyo psicológico, asesoramiento jurídico, y dos planes. Por un lado el Plan Dike, que facilita la incorporación de la mujer al trabajo, y por otro el programa Fénix, que es un servicio de tratamiento psicológico para maltratadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: