Opinión

febrero 15, 2008

 En defensa propia

Dos años. Dos largos años ha tenido que pasar en la cárcel Emiliana, por acabar con la vida del que era su maltratador. Dos años a la espera de un juicio que la declarara inocente de un homicidio que no fue tal, porque no se trataba de un asesinato. Esta vez no. Ella se defendía del infierno personal al que su marido la sometió durante los 28 años que estuvieron casados. Fue un acto en defensa propia.

Ahora un jurado popular la ha dado la razón y la ha absuelto, estimando que Emiliana se defendía de la agresión de su marido, y, presa del pánico que la embargaba en esos momentos, cogió un cuchillo de cocina y se lo clavó causándole la muerte. 

Sin embargo no todos piensan así. El fiscal ha dicho que va a recurrir la sentencia. ¿La razón? Considera que no pudo ser un crimen en defensa propia porque el hombre no portaba arma alguna con la que pudiera herirla. Como si no se pudiera matar con la fuerza bruta. A las pruebas me remito.

La víctima podría haber sido una muerta más de las que diariamente salen por la tele. Emiliana bien lo sabe. Era consciente de que su sufrimiento acabaría de una forma tan trágica como una muerte. Aunque nunca se imaginó que sería la de su marido.

Ante una ley que además de lenta, protege al delincuente frente a las víctimas, no es de extrañar que haya gente que se tome la justicia por su cuenta y decida poner fin a una situación insostenible. En este caso un problema de dos en el que al parecer solo podía quedar uno. O ella o él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: