El juez deja en libertad al joven que agredió a una menor ecuatoriana

octubre 28, 2007

 

El magistrado de Sant Boi de Llobregat decidió dejar sin prisión preventiva a Sergi Xavier M. M., acusado de un delito de integridad moral tras agredir a una ecuatoriana de 16 años el pasado 7 de octubre en un tren de Barcelona, por considerar que los hechos no revisten gravedad suficiente.

 

La agresión, que el juez calificó como un hecho puntual, aunque deleznable y repugnante, saltó a los medios gracias a que la cámara del tren en el que ambos viajaban grabó lo sucedido.

La decisión judicial obliga al joven a comparecer dos veces al día ante la policía local más cercana a su lugar de residencia, en Santa Coloma de Cervelló, así como a acudir al juzgado los días 1 y 15 de cada mes. Además no podrá acercarse a la víctima a menos de 1.000 metros, ni  desplazarse a ninguna otra localidad que no sea Sant Boi, o Santa Coloma de Cervelló, sin consentimiento judicial.

 

Por su parte, el fiscal y el abogado de la menor ecuatoriana solicitaron prisión para el acusado, al considerar el riesgo de fuga o la posibilidad de que reincida y vuelva a atacar a la víctima. Sin embargo no pudieron demostrar esos riesgos, por lo que el juez Eduardo Gómez López ha dejado al agresor en libertad con cargos.

 

Esta decisión coincide con la vertida el pasado día 20 de octubre por el juez de guardia José María Prado Albalat, quien determinó que Sergi Xavier, que tenía antecedentes policiales, quedara en libertad con cargos por un delito de agresión a una menor de edad.

 “Se me fue la olla” 

Sergi Xavier M. M., de 21 años, agredió e insultó a la adolescente ecuatoriana el pasado 7 de octubre. El agresor, de estética skin, la propinó una patada en la cara y varios golpes en la cabeza y el torax, al tiempo que vertía insultos de índole racista.

 

Tras la agresión xenófoba, la menor no quiso denunciar el ataque. Pese a todo, la Guardia Civil puso en marcha un dispositivo de captura del agresor, en el que las imágenes grabadas por la cámara del tren de los Ferrocarrils de la Generalitat fueron decisivas.

 

El joven catalán declaró días más tarde que se le “fue la olla”, y que estaba borracho en el momento de la agresión. Además refiriéndose a la víctima comentó que “no se merecía” lo que hizo. Sin embargo estas declaraciones chocan con la actitud violenta que presenta el joven en general y desde el principio con los medios de comunicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: